alergias sexuales

¿Sabes cómo prevenir el ¿Alergias sexuales? Descubre si padeces una?

Estornudos, lagrimeo, urticaria, irritación, etc., son síntomas de alergia, pero, seguramente, no sueles relacionarlos con el sexo. Aunque no lo creas, las alergias sexuales son muy comunes y, a veces, se dan por situaciones que ni imaginas. Aparte de las molestas señales, también provocan problemas en la vida sexual; por eso hoy te contamos más sobre ellas, para que no te tomen por sorpresa.


alergias sexuales

Alergias sexuales más comunes

Las alergias son reacciones de defensa de tu sistema inmunológico ante ciertas situaciones externas. Puedes ser alérgic@ a miles de cosas que a los demás ni siquiera les molestan.

El asunto es que no sabes que tienes una alergia hasta que se presentan señales obvias. Los principales síntomas de alergia son irritación, inflamación, erupciones, estornudos, goteo nasal, urticaria, hinchazón y, en casos graves, anafilaxia.

Recuerda que hay niveles de alergias, algunas son muy leves y otras llegan a ser peligrosas. Entonces mantente pendiente de esos síntomas cuando tienes sexo. Además, checa si tienes ardor en los genitales, mal olor, picazón y enrojecimiento.

Como seguro ya captamos tu atención, ahora te contaremos más sobre las alergias sexuales. ¡Toma nota y evita ser su víctima!

Alergia al látex de los condones

Quizá hayas escuchado sobre ella, porque es muy común. Lamentablemente no a todas las personas les cae bien el contacto con el látex, ya sean guantes, ropa o condones.

¡Ojo! Esto no significa que olvides la protección, simplemente tienes que buscar una opción más amable para ti. Puedes probar con los condones de poliuretano que, aunque so sintéticos, también son hipoalergénicos y muy resistentes.

Alergia a la saliva

Sí, es posible que tengas alguna reacción alérgica cuando besas a tu pareja o, incluso, con el sexo oral. Esto se da por los componentes de la saliva o por restos de comida o medicamentos que quedaron en ella. Si la otra persona usa brackets también puede darse alguna alergia al metal.

Alergia al semen

Las alergias sexuales también incluyen las reacciones al semen. Poco tiempo después de la eyaculación, las mujeres presentan picor, ardor y hasta urticaria en la zona genital; es común que piensen que se trata de una infección, por eso, a veces cuesta diagnosticar la alergia.

Además, cuando es una reacción de este tipo, la vulva es la más afectada, porque es una zona muy expuesta. La forma más fácil y práctica de evitar este problema es usando condón, que impide el contacto directo.

Otro punto interesante es que existen casos de hombres que son alérgicos a su propio semen. Increíble, ¿no?

Alergias a los fluidos vaginales

Hay hombres muy sensibles al flujo vaginal, lo que les provoca molestos síntomas de las alergias. Y, como en el caso anterior, provoca problemas en la vida de pareja, porque no permite disfrutar totalmente la sexualidad. De igual forma, solo se controla con preservativo.

Alergia a los espermicidas

Otra de las alergias sexuales más frecuentes es hacia los espermicidas, cremas, espumas, geles y lubricantes; estos contienen sustancias químicas que pueden causar alergias en ciertas personas casi de manera inmediata. Aparte de los síntomas que ya hemos mencionado, podrías presentar dolor durante el sexo y sensibilidad en el área genital.

Alergia a los juguetes sexuales

El material del que están hechos puede resultar agresivo para ciertas personas, causándole una reacción alérgica. También llega a suceder con la lencería, porque se confecciona con diferentes tipos de tela que, quizá, pueda causarte problemas.

Un tip que te ayudará a descubrir si eres alérgic@ a estos juguetes es hacer una prueba de tacto; te aseguramos que prefieres comezón e irritación en tu brazo que en tu zona genital.

alergias sexuales

Alergia al sudor

Una difícil situación, sobre todo, porque el sudor es vital para regular la temperatura del cuerpo. Todas las personas sudan al hacer ejercicio, en días calurosos y al tener sexo. Cuando se trata de alergias, el exceso de sudor causa urticaria, comezón y la sensación de quemazón.

La buena noticia es que estos síntomas se calmarán cuando dejes de sudar, y una ducha puede ser muy útil.

Si tienes reacciones alérgicas, pero no sabes a qué, existen pruebas para identificar aquello que te provoca la alergia. Así podrás hacer los cambios necesarios para controlarla y seguir disfrutando del sexo.