Realizar algunos cambios en tu vida, podrían mejorar tu rendimiento.

¿Problemas de erección? Te decimos qué hacer

Lo sabemos, los problemas de erecciónson vergonzosos, y cuesta aceptar que se padecen; pero, lamentablemente son muy comunes, y a la mayoría de los hombres les llega a suceder, al menos, una vez. Lo importante es atenderte rápidamente para que no afecten tu vida sexual ni tu relación de pareja. Por eso, nos dimos a la tarea de investigar este tema para que encontremos una solución.


¿Qué es la impotencia sexual o disfunción eréctil?

Cuidado con el cansancio y el estrés, pueden estar ocasionando los problemas de disfunción eréctil.

Seguramente has escuchado estos términos, ya sea en la tele, en internet o porque te contó algún amigo; y quizá te preocupen, pero mientras más sepas, más fácil será resolverlo.

La impotencia es cuando un hombre presenta problemas de erección, ya sea para tener una o mantenerla el tiempo suficiente. Como es de esperarse, no solo provoca insatisfacción sexual, sino baja autoestima, dificultades con la pareja, entre otros. Esto es porque, por pena, los hombres no lo platican y esperan que pase solo, mientras que la pareja imagina lo peor. ¡La comunicación es básica!

Se da con más frecuencia en hombres de más de 40 años, pero los jóvenes no están exentos. ¡Ojo! El cansancio y demasiado estrés pueden hacer que, en algún momento, tu “amigo” no responda. Sin embargo, eso no significa que sufras de disfunción eréctil, así que tranquilo y sigue leyendo.

Causas de la impotencia

Son muchas las causas de la impotencia, y pueden ser de diferentes tipos. Entonces, el primer paso es conocer el origen de los problemas de erección:

  • Enfermedades:

    Algunos padecimientos pueden ser los culpables como la diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o tiroideas, así como trastornos del sistema nervioso. Otras causas son el consumo de alcohol o drogas, fumar, niveles bajos de testosterona, alguna lesión en la médula espinal, etc.

  • Medicamentos:

    Aquí viene la ironía, pues, a veces, los medicamentos que atacan estas mismas enfermedades pueden ocasionar los problemas de erección. Estamos hablando de pastillas para regular la presión o para el corazón, antidepresivos y medicamentos para dormir, entre otros.

  • Causas emocionales:

    Aunque no lo creas, las cuestiones emocionales llegan a afectar mucho la salud. En este caso, la impotencia puede ser por estrés, ansiedad, depresión, preocupaciones, y hasta por expectativas muy altas del sexo.

    Ten en cuenta que los hombres de 40 años o más suelen ser las principales víctimas por causas físicas; mientras que los jóvenes son más afectados por los problemas

    emocionales. Así que, si es tu caso, bájale al estrés, descansa más y sigue estas recomendaciones.

El uso de medicamentos para la impotencia, también puede afectar tu rendimiento.

¿Qué hacer si tienes problemas de erección?

Si has notado que tu “amigo” no responde como quisieras en varias ocasiones, es momento de acudir al médico. Después de una revisión y algunos estudios, el doctor te indicará si necesitas medicamentos para la impotencia. Actualmente hay muchos en el mercado, como la famosa pastillita azul; pero él sabrá cuál necesitas, según tu edad, estado de salud, nivel de problema, etc.

Además, hay inyecciones y, en casos más avanzados, una cirugía revascularizadora, un dispositivo o implante pueden ser una opción.

Sin importar las causas de los problemas de erección, es importante que hagas algunos cambios:

  • Reduce o evita el consumo de alcohol
  • Deja de fumar
  • Haz ejercicio regularmente
  • Ten una alimentación balanceada, evitando las grasas saturadas
  • Mantén un peso adecuado
  • Procura estar relajado
  • Aprende a disfrutar del sexo, sin preocuparte tanto, ¡solo déjate llevar!
  • Rompe tu rutina sexual puedes encontrar otras formas de excitarte.
  • Descansa lo más que puedas

Principales causas de la impotencia sexual.

Antes de alterarte, piensa que la disfunción eréctil es la señal de que algo no anda bien en ti; así que, quítate la pena, y platícalo con tu pareja y tu médico, verás que será más fácil solucionarlo.