La falta de deseo sexual se puede notar, aunque trates de ocultarlo

¿Falta de deseo sexual? Te decimos qué está pasando

Antes no podías esperar para tener sexo y ahora solo buscas excusas para evitar a tu pareja. A todos nos ha pasado que un día nada nos prende, y es válido. Sin embargo, cuando esto se hace constante, hay un problema. La falta de deseo sexual sucede por ciertas situaciones, pero es claro que no es normal y hay que hacer algo. Aquí te contamos más.


Señales de la falta de deseo sexual

Piensa cómo despertar el deseo sexual en tu pareja antes de pensar que todo está acabado.

Como su nombre lo indica, es cuando el apetito sexual se disminuye o hasta se elimina; la persona que lo padece no disfruta del sexo y prefiere evitarlo. Los hombres llegan a tener este problema, pero es más común en las mujeres, sobre todo, en ciertas etapas. Los principales síntomas son:

  • Ya no tienes iniciativa para tener relaciones
  • Evitas cualquier propuesta sexual de tu pareja
  • “No tengo ganas”, “mejor después” o “me siento cansad@” son ahora parte de tus frases diarias
  • Te masturbas con menos frecuencia o, de plano, ya no lo haces
  • Prácticamente dejaste de pensar en el sexo

¡Qué fuerte! Pero sucede. Además, esto provoca dificultades con tu pareja, porque no entiende qué pasa (y quizás tú tampoco). Además, esto se agrava porque pocas personas, por pena o desconocimiento, no acuden con un especialista.

El primer paso es entender qué causa esta falta de deseo sexual, pueden ser factores biológicos, psicológicos y socioculturales.

  • Alteraciones hormonales
  • Estrés y ansiedad
  • Embarazo (en algunas etapas)
  • Menopausia
  • Discusiones constantes con la pareja
  • Otros problemas sexuales como vaginismo o disfunción eréctil
  • Altas expectativas del sexo, tanto propias como de la pareja
  • Depresión
  • Fatiga
  • Experiencias traumáticas
  • Enfermedades metabólicas y crónicas
  • Monotonía sexual

El segundo paso es ir con el especialista. Lamentablemente, cuando se trata de problemas sexuales, las personas prefieren sufrir en silencio; sin embargo, a veces, solo con unos estudios y un tratamiento se resuelve el asunto. ¿Por qué esperar?

Entonces, nuestra invitación es acudir a una revisión, porque volver disfrutar del sexo está en tus manos. Independientemente de esto, te damos algunas recomendaciones que también pueden ayudarte.

¿Cómo despertar el deseo sexual nuevamente?

Aprende a relajarte

El estrés es uno de los factores que provoca la falta de deseo, además de otros problemas de salud. Sabemos que, a veces, es difícil controlarlo, pero si quieres volver a disfrutar del sexo, es importante que lo intentes. Medita, haz yoga, prueba con respiraciones profundas, busca hobbies que te distraigan, etc. ¡Tu cuerpo y tu pareja te lo agradecerán!

Aléjense de la monotonía, prueben otros lugares aparte de la cama.

Fuera monotonía

La rutina afecta tu vida y tu libido más de lo que crees, y obvio, tu relación de pareja. Sal de tu zona de confort y busca nuevas experiencias, ¡no dejes que se apague la llama!

Evita los malos hábitos

El alcohol y el cigarro son otros enemigos del apetito sexual. Así que es mejor reducir su consumo o, de ser posible, eliminarlo. Créenos que te será útil hasta para mejorar tu desempeño.

Comida afrodisiaca

Es aquella que logra estimular el deseo sexual de una persona. Su nombre viene de Afrodita, la diosa griega de la fertilidad, la belleza y del amor. Utilizar la comida con este fin no es nuevo, desde la antigüedad era un recurso para hacer el sexo más placentero.

Algunos alimentos contienen serotonina, un neurotransmisor encargado de regular el estado de ánimo y, sobre todo, la excitación. Además, la mente es poderosa y puede estimularse por su olor, forma y sabor, ayudando a intensificar las sensaciones. Si te animas a probar la comida afrodisiaca, te recomendamos chocolate, miel, ostras, vino tinto, plátano, canela, fresas y menta.


Evita quedarte callad@, la comunicación es esencial.

Ayuda a tu autoconfianza

Cuando no sientes seguridad en tu cuerpo, se refleja, tanto en público como en privado. Entonces, haz lo necesario para aumentar la confianza en ti y en tu cuerpo. ¡Ojo! No decimos que debes bajar kilos y kilos, o que vayas horas al gym; cada quien sabe lo que necesita para sentirse segur@.

¡No dejes que la falta de deseo afecte tu vida!