pérdida de control del comportamiento sexual.

¿Quieres orgasmos múltiples? Te decimos cómo conseguirlos

Seguro has oído sobre ellos, pero ¿alguna vez has experimentado orgasmos múltiples ? No puedes perdértelos, pero tampoco le dejes todo el trabajo a tu pareja. Para esto necesitas conocer bien tu cuerpo y descubrir qué te gusta, qué no, qué te prende, etc. Y para ayudarte, te damos unos tips de cómo alcanzar esos tan esperados multiorgasmos, con los que muchas personas sueñan.


¿Qué pasa cuando tienes un orgasmo?

aumento en la actividad sexual o masturbación.

Puedes tener buen sexo, disfrutar de los besos, del contacto con la otra persona, sin que siempre signifique un orgasmo; pero cuando lo consigues, tu cuerpo experimenta una serie de cambios, además de muchas sensaciones increíbles.

  • Tu ritmo cardíaco se acelera, como si hicieras ejercicio cardiovascular, por lo que ayuda a cuidar tu corazón.
  • Liberas oxitocina, la hormona de la felicidad y amor, que es responsable de provocar las típicas contracciones del orgasmo.
  • Funciona muy bien como analgésico, por las hormonas liberadas en el proceso. Por eso, ya no puedes aplicar la típica frase “hoy no porque me duele la cabeza”.
  • Durante un momento, tu cerebro hace una pausa, logrando relajarse por completo.
  • Al terminar, se elevan los niveles de prolactina que disminuyen la libido y causan la saciedad sexual.

Y todo eso ni siquiera lo notas, porque toda tu concentración está en el placer que sientes.

Un orgasmo es un tsunami de sensaciones, que no siempre llega con facilidad; ahora imagina lo que pasa con los orgasmos múltiples : doble placer, doble trabajo. ¡Pero sí son posibles!

Entendiendo los orgasmos múltiples

El orgasmo es de quien lo trabaja, así que la mitad de la chamba es completamente tuya. Además, cuando se trata de orgasmos múltiples, todo esfuerzo valdrá la pena. Comenzamos con entender qué son.

Cuando tienes sexo, pasas por cinco etapas:

  • Deseo: son pensamientos, fantasías, emociones y sensaciones que aumentan la libido. Puede darse por besos, caricias, verse desnudos, etc.
  • Excitación: Se manifiesta a nivel físico y es diferente en hombres (erección y aumento de tamaño del pene) y mujeres (lubricación y dilatación vaginal, aumento de los senos). En ambos, la frecuencia cardiaca y respiratoria se eleva.
  • Meseta: Fase en la que se presentan sensaciones que avisan que viene un orgasmo. Hay tensión muscular y rubor sexual, debido al incremento de la circulación sanguínea.
  • Orgasmo: Se alcanza la máxima frecuencia cardiaca y respiratoria, y tensión muscular. Aparte del gran placer que provoca, son típicas las contracciones del pene y los músculos vaginales. Las mujeres generalmente necesitan estimulación directa, sobre todo del clítoris, ya sea manual, oral o con posiciones para llegar al clímax.
  • Resolución: el cuerpo empieza a regresar a sus niveles normales, además de sentir mucha relajación y cansancio.

Sabiendo esto, es más fácil entender cómo se dan los multiorgasmos. ¡Ojo! Tanto hombres como mujeres pueden experimentarlos, pero el público femenino tiene más facilidad.

Esto es porque los varones, después del clímax, pasan por un periodo refractario, que impide tener otro orgasmo en cierto tiempo. Sin embargo, existe el orgasmo seco, donde no hay eyaculación y no se pierde la erección, dando la oportunidad de orgasmos múltiples. Una buena concentración, excitación sexual y entrenamiento lo harán posible.

Las mujeres no pasan por ese periodo refractario, y pueden conseguir orgasmos sucesivos si se reestimulan antes de que disminuya la tensión sexual.

¿Cómo tener multiorgasmos?

Checa estos tips de cómo tener multiorgasmos:

Ejercicios de Kegel

Son ejercicios que consisten en contraer y relajar los músculos del piso pélvico. Cuando de llegar al clímax se trata, estos ejercicios son básicos para hombres y mujeres. Los músculos involucrados se contraen durante el orgasmo, entonces si están fuertes y ejercitados, sentirás más placer.

Estos ejercicios son muy fáciles y puedes hacerlos de dos formas. La primera solo requiere que hagas el movimiento para contraer (como cuando evitas que salga un gas), y relajes; así identificas qué músculos trabajas. Puedes realizarlo en cualquier lado, sentad@ o parad@, las veces que quieras.

La segunda opción es acostarte en el piso, con las piernas dobladas y separadas a la altura de los hombros. Contrae los músculos del suelo pélvico, levanta la pelvis, mantén la posición de 3 a 5 segundos y baja. Repite de 10 a 15 veces, 3 veces al día; comienza lento y después con más rapidez.

Juegos preliminares

Esta parte es muy importante, sobre todo, para las mujeres, quienes necesitan alto nivel de excitación para llegar al orgasmo. El juego previo ayuda a prepararse física y emocionalmente. Todo servirá, las caricias y besos, un ambiente con velas, ropa sexy, etc.

Diferentes puntos de estimulación

Una buena estimulación es clave para obtener orgasmos múltiples . Cuando se estimula más de una región, conduces a tu cuerpo a un orgasmo más intenso y placentero. Por ejemplo, el clítoris, la vagina y el cérvix estimulan diferentes partes de la corteza cerebral, y cada una puede producir un orgasmo de manera independiente.

El consejo que te damos es que te conozcas y conozcas a tu pareja. No a todas las personas les prende lo mismo, así que descubre qué zonas necesitan estimulación.

Relajarse

Lo ideal es alcanzar el orgasmo, pero no debe ser el único objetivo. Quitarte la presión de llegar al clímax, te ayudará a relajarte. Déjate llevar por el momento, por las sensaciones, sin preocuparte por nada y verás los resultados.

Concentración

Recuerda siempre respirar para no privar al cerebro de oxígeno, haciendo que la sangre se dirija hacia allá, abandonando los genitales. Aparte de esto, enfoca tus pensamientos en lo que estás sintiendo, deja a un lado los problemas, las preocupaciones, los pendientes. ¡Ese momento es tuyo y de tu pareja!