Qué es un parche anticonceptivo.

¿Qué es un parche anticonceptivo?


Existen infinidad de métodos para evitar un embarazo, así que pretextos, no hay; lo importante es encontrar el que se adapte a las necesidades de cada persona. Uno efectivo y fácil de usar, es el parche, y todos hemos oído sobre él, aunque quizá haya ciertas dudas. Así que hoy, hablaremos sobre qué es un parche anticonceptivo, cómo se usa, desventajas y ventajas, y todo lo que requieres saber.

¿Qué es un parche anticonceptivo?


También se le conoce como “parche transdérmico”, un método seguro y práctico para las mujeres. Consiste en una delgada y cuadrada lámina de plástico, de unos 4 o 5 centímetros, que libera las hormonas a través de la piel.

Estas son estrógenos y progestina, similares a las producidas por el cuerpo femenino, y su objetivo es impedir el embarazo. ¿Cómo lo logra? Inhibe la ovulación y torna más espeso el moco del cuello uterino, para evitar el paso de los espermatozoides.

¿Cómo se usa?


Hay que elegir el lugar donde se van a poner, puede ser en la parte externa superior del brazo, en el abdomen bajo, en el glúteo o en la espalda, pero es importante que sea una zona de poco roce con la ropa, para que no se despegue. La piel debe estar limpia y seca.

Las cajas contienen tres parches, cada uno tiene suficientes hormonas para toda la semana. El primero se coloca dentro de las primeras 24 horas en que se inició la menstruación; el siguiente se cambia a la semana, el mismo día, y el último, la siguiente semana, también el mismo día; la cuarta semana se deja libre para dar lugar al nuevo periodo.

Ejemplo: la menstruación comienza un lunes primero de mes, ahí va el primer parche; el siguiente, lunes 8, se quita y se coloca el segundo parche; el último lunes, día 15, se cambia y se pone el tercer parche; y la última semana, no se utiliza nada para que el periodo se presente.

Aunque haya sangrado, siempre se debe colocar el parche por semana, el mismo día, y solo dejar el tiempo de descanso que ya comentamos.
Coquetear por Whatsapp

Efectividad del parche anticonceptivo


Gran parte de la efectividad de estos métodos, es el uso correcto, y el parche no es la excepción. Si bien, solo se trata de pegarlo en alguna parte del cuerpo, hay que asegurarse de adherirlo bien y mantenerlo así hasta que sea necesario cambiarlo.

Entonces, si se usa como debe ser, tiene 99 % de efectividad. Depende de ti.

Desventajas y ventajas del parche


Lo bueno:


  • Es un método fácil y práctico de usar
  • Se consigue en cualquier farmacia
  • Es discreto y los demás no lo notan
  • Como se aplica cada semana, hay menos riesgo de olvidos; una alarma en el celular lo recordará
  • Ayuda a regular el ciclo menstrual
  • Reduce los cólicos menstruales intensos
  • La fertilidad se recupera al dejar de usar el parche

Lo malo:


  • Si se despega o no se cambia el día indicado, debe utilizarse un método anticonceptivo de refuerzo durante una semana
  • No protege de infecciones de transmisión sexual
  • Puede haber una reacción alérgica en la piel
  • Algunos de sus efectos secundarios son náuseas, dolor de cabeza, sangrado entre periodos y sensibilidad en los pechos; suelen durar 2 o 3 meses
 Aplicación del parche anticonceptivo sobre el brazo

Más recomendaciones


  • Fijarse en la fecha de caducidad
  • Usarlo en la piel limpia y seca
  • No aplicar antes crema, perfume, aceite, maquillaje o talco en la zona o a su alrededor, porque puede hacer que el parche se despegue
  • Procurar no tocar la parte adhesiva
  • Cuando se haya colocado, presionar durante de 10 a 15 segundos para que se fije bien
  • El parche está diseñado para bañarse y nadar con libertad; sin embargo, es importante checar todos los días que esté bien pegado
  • Colocarlo en las diferentes zonas disponibles para no irritar la piel
  • Consultar al médico para una revisión, pues hay casos en que no debe usarse

Ahora ya sabes qué es un parche anticonceptivo y cómo se usa. Y si aún no quieres tener hijos, puedes tenerlo como una opción para cuidarte. Fácil, práctico y sin complicaciones. ¿Qué más necesitas?