Sexo de reconciliación.

¿Qué hay detrás del sexo de reconciliación?


Discuten por una tontería y no se hablan todo el fin de semana. Luego, alguien cede; platican para arreglar el problema... y viene el tan esperado sexo de reconciliación. ¿Te suena? Es una situación frecuente en las parejas, pero la pregunta es: “¿Por qué se disfruta tanto?”. Aquí te lo explicamos.

Las discusiones de pareja son más comunes de lo que crees, porque es imposible estar felices todo el tiempo; siempre habrá desacuerdos, dramas, celos, etcétera. Muchas de esas veces terminan en sexo de reconciliación, y suele ser más placentero que otros encuentros. Sin embargo, una cosa es pelear de vez en cuando, y otra, hacerlo todo el tiempo. Elige bien tus batallas, para evitar que la relación se debilite.

Sexo de reconciliación: pros y contras


Es seguro que, en la televisión o en alguna película, has visto esas escenas de sexo después de discutir, donde los protagonistas disfrutan del placer, pero ¿es real?

Cuando resuelves un problema con tu pareja, de inmediato tienes ganas de abrazarla y besarla, porque se activa el sistema de apego. Es como una renovación del amor; también hay sentimientos encontrados, y la excitación de la pelea puede llevar al sexo pasional y memorable, pues buscas compensar el mal momento con uno placentero.

Resolver un problema lleva al sexo en pareja
Peleas que provocan sexo después de discutir

Por otro lado, están las desventajas. Así como hay personas cuyo deseo sexual disminuye si tienen algún problema con su pareja, hay otros que causan esas peleas para conseguir sexo después de discutir; pero todo podría empeorar si aparte no se logra la satisfacción esperada. ¡Un desastre a la vista!

También puede crear la falsa idea de que es la única manera de arreglar sus dificultades; es decir, se saltan la plática, los argumentos y hasta las disculpas.

Aquí tienes dos opciones: si lograron solucionar su asunto, disfrutarán de una buena sesión juntos y, al contrario, si alguno aún está molesto, el sexo solo calmará el problema por un tiempo.

Toma en cuenta que una relación sexual placentera debe estar libre de problemas, de tensiones, rencores y malos entendidos; se trata de explotar al máximo el deseo y disfrutar por completo de la pareja.

Nuestra recomendación es evitar que los problemas lleguen a la cama. Si bien el calor de una discusión puede llevarte al clímax, es más importante resolver primero cualquier altercado para fortalecer tu relación.

Disfruta del sexo de reconciliación solo cuando se dé, sin provocarlo y, eso sí, después de haber resuelto los asuntos con tu pareja.
Resolver cualquier altercado antes de ir a la cama