¿Qué son las disfunciones sexuales?

¡Que las disfunciones sexuales no maten tu placer!

Seguramente alguna vez has oído que el primo de tu amigo tiene eyaculación precoz o impotencia, aunque no quiere tratarse. Esta y otras disfunciones sexuales son comunes y, generalmente, tienen solución, pero él está perdiendo momentos de placer por no atenderse. ¡No hagas lo mismo! El primer paso es aceptar que hay un problema e ir con el especialista. Para ayudarte un poco, te contamos más sobre estas disfunciones. ¡Toma nota!


¿Qué son las disfunciones sexuales?

Una relación sexual se divide en etapas, algunas personas cuentan 4, otras 5 o hasta 6: deseo, excitación, meseta, orgasmo, resolución y periodo refractario. Cada una conlleva cambios físicos tanto en hombres como en mujeres.

Entonces cuando alguien no puede disfrutar plenamente del sexo en cualquiera de sus etapas, sufre de una disfunción sexual. Hay diferentes tipos, algunas exclusivas de hombres y otras de mujeres, y otras más que ambos sufren.

¿Las causas? Alguna enfermedad (cardiovascular, neurológica, endócrina, etc.) o consumo de ciertas drogas o medicamentos; también se dan por problemas psicológicos como ansiedad, depresión, fatiga, miedo, culpa, experiencias traumáticas, entre otros.

El asunto es que, por pena, no se habla de disfunciones sexuales, y la persona deja de sentir placer; aparte se presentan discusiones con la pareja por la falta de sexo, hay inseguridad y baja autoestima. ¡Todo va mal!

El médico es quien debe revisarte y decirte la causa y el tratamiento, pero si tiene solución, ¿por qué esperar?

Principales disfunciones sexuales

Como mencionamos arriba, las disfunciones sexuales no discriminan, así que hombres y mujeres pueden padecerlas. Estas son algunas que ambos comparten:

  • Dispaurenia

Se lee raro, pero se trata de la presencia del dolor, ya sea antes, durante o después del sexo. En los hombres se da en la eyaculación, y suele ser por alguna infección en la uretra, vejiga, vesículas seminales o glándula prostática.

En las mujeres es más común y sienten dolor en la parte interna o externa de la vagina, zona pélvica o abdomen. Las causas frecuentes son falta de lubricación, alguna infección, irritación por los anticonceptivos de barrera, enfermedades pélvicas, etc.

  • Fobia al sexo:

Tal vez te preguntes: ¿cómo alguien puede tenerle miedo al sexo? Pues sí pasa y, como cualquier fobia, necesita tratamiento para superarla. Se le conoce como erotofobia, tiene que ver con todo lo relacionado al sexo y engloba otras fobias:

  • Genofobia: miedo y estrés por las relaciones sexuales
  • Gimnofobia: miedo a la desnudez, propia o ajena
  • Miedo a la intimidad
  • Parafobia: miedo a la perversión sexual
  • Hafefobia: miedo al contacto físico, a ser tocado.
  • Filemafobia: miedo a los besos
  • Falta de deseo sexual
Falta de deseo sexual

Sí, también se da mucho y se caracteriza por la disminución del apetito sexual, y se presenta de varias formas:

  • Falta de iniciativa para tener relaciones
  • Desinterés por propuestas sexuales de la pareja
  • “No tengo ganas”, “mejor después” o “me siento cansad@” son frases cotidianas
  • Menor frecuencia en la masturbación
  • Cero pensamientos sobre el sexo

Esto pasa por alteraciones hormonales, estrés, ansiedad, menopausia, depresión, fatiga, experiencias traumáticas, enfermedades metabólicas y crónicas, monotonía sexual y más.

Mujeres

  • Vaginismo

Es cuando los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina se contraen involuntariamente, impidiendo la penetración; esto incluye a la pareja, tampones o instrumentos ginecológicos.

Sus causas pueden ser miedo al embarazo o al dolor, cuestiones religiosas, culpa, prejuicios, traumas anteriores, una educación restrictiva; también hay razones físicas como malformaciones genéticas o provocadas por algún tratamiento, que alteran las paredes vaginales.

  • Anorgasmia

Es otra de las disfunciones sexuales más comunes. Se trata de la dificultad de llegar al orgasmo, incluso con una buena estimulación previa. Hay causas físicas (enfermedades neurológicas, endócrinas, ginecológicas, etc.), pero las principales son psicológicas como estrés, ansiedad, angustia, experiencias traumáticas, entre otros. El alcohol, la falta de información sexual, la monotonía, falta de concentración también son factores que complican tener un orgasmo.

Hombres

  • Disfunción eréctil

Se le conoce como impotencia sexual, y es la incapacidad de tener y mantener una erección; esto, obviamente, impide disfrutar de una relación sexual completa.

A veces el estrés y el cansancio provocan estos problemas, pero mínimo deben presentarse 4 veces seguidas para empezar a sospechar. Otros síntomas son erecciones matutinas menos frecuentes, pérdida de erección al cambiar de posición sexual, erección incompleta o ninguna.

La diabetes, hipertensión, colesterol alto, consumo de alcohol, cigarros y ciertos medicamentos pueden provocar la disfunción eréctil. ¡Aguas!

Disfunción eréctil
  • Eyaculación precoz

Para disfrutar al máximo y complacer a la pareja, es importante tomarse su tiempo, pero la eyaculación precoz no lo permite. Como su nombre lo dice, se trata de una eyaculación prematura y sin control, es decir, sucede mucho antes de lo esperado; podría ser en menos de un minuto, justo después de la penetración o, incluso, antes, lo que impide que ambos sientan placer.

Este problema tiene causas físicas (hipersensibilidad, problemas hormonales, herencia, etc.) y/o psicológicas (estrés, nervios por fallar nuevamente, depresión, traumas, etc.).

La buena noticia es que, dependiendo de las causas, casi todas estas disfunciones sexuales tienen solución; solo falta que te decidas a acudir con un especialista y pronto sentirás el placer que tanto esperas.