El sexo bajo el agua es una gran opción. Por eso, hoy te contamos sus pros, contras, y algunas recomendaciones para disfrutarlo al máximo.

Sexo bajo el agua, una experiencia que no te puedes perder

Si buscas algo para salir de la rutina, el sexo bajo el agua es una gran opción. Quizá pienses que no es novedad y que es fácil, pero tiene su chiste; así como puede resultar una gran experiencia, también es posible que se presenten algunos inconvenientes. Por eso, hoy te contamos sus pros, contras, y algunas recomendaciones para disfrutarlo al máximo.


Dile sí al sexo bajo el agua

¿Qué es lo primero que piensas cuando hablamos de tener relaciones bajo el agua? ¿Incómodo y resbaladizo o excitante y placentero? Tal vez sea un poco de todo, solo hay que agarrarle la onda, así que checa esta información para que te sientas como pez en el agua.

Ventajas:

• Es una manera de arriesgarse y disfrutar del sexo en un nuevo escenario.

• Sin duda, te permite cumplir una de las fantasías sexuales más comunes.

• Puedes probar posiciones diferentes para salir de la monotonía de la habitación.

• Tienes varias opciones: regadera, alberca, jacuzzi, tina de baño o el mar.

• Cuando lo haces en tu casa, tienes toda la privacidad que requieres para un momento de placer.

¿Qué es lo primero que piensas cuando hablamos de tener relaciones bajo el agua?
Sexo en la tina de baño

• El agua caliente relaja los músculos e intensifica las sensaciones.

• Imagina la escena: los dos desnudos, con agua caliente, enjabonados y sin interrupciones. Interesante, ¿no?

• ¿Has oído que el ejercicio se duplica cuando lo haces en una alberca? Lo mismo pasa con el sexo, te ejercitas y disfrutas al mismo tiempo.

• Si tienes una tina, puedes crear una atmósfera romántica alrededor con velas, rosas, vino, música relajante…

Desventajas:

• Si eliges hacerlo en lugares públicos, corres el riesgo de que te descubran, aunque a muchas personas es lo que les atrae del sexo bajo el agua.

• Siempre hay riesgo de embarazos no deseados y de contraer infecciones de transmisión sexual, así que no te salvas de usar condón.

• Sí, los resbalones y accidentes son posibles. ¡Cuidado!

• Contrario a lo que puedas pensar, el agua seca el lubricante natural del área genital y dificulta la penetración.

• El agua de las piscinas no siempre está limpia, lo que podría causar infecciones; y ni hablar de cloro que contiene, pues este altera el pH vaginal, causando resequedad.

• El mar también tiene sus contras, pues la arena llega a meterse en los genitales o la sal los irrita, y seguramente no querrás que eso pase.

• Si estás en casa o en un hotel, es probable que tu baño quede muy mojado por el movimiento.

Recomendaciones para tener sexo bajo el agua

• El condón debe ponerse antes de entrar al agua, de lo contrario, no sabrás si está bien colocado y puede salirse en plena acción.

• El lubricante de base acuosa será un gran aliado a la hora de estar en el agua; aplícalo antes de sumergirte.

• Posiciones para tener sexo bajo el agua: depende del lugar donde lo hagas, son las posiciones que te convienen. Por ejemplo, en la regadera, tienes un sinfín de posturas de pie, solo agárrate bien para no resbalarte. En la alberca, cuentas con todo el espacio que necesitas, te sorprenderá cómo el agua los hace más livianos y flexibles, facilitando nuevas posiciones.

• Aunque solo pensar en sexo bajo el agua es excitante, no olvides los juegos previos para tener una buena estimulación.

• Saliendo de la piscina y del mar, ve directo a bañarte para quitar residuos de arena o cloro.

• Cuando termine tu encuentro acuático, revisa que el condón no esté roto. Si esto pasa, checa qué debes hacer: ¿Qué hago si se rompe el condón?

• Si no tienes de dónde agarrarte en la regadera, podrías usar un banquito para tener más estabilidad; y un tapete antiderrapante o una toalla serán muy útiles, lo importante es no caerse.

• En el agua también se valen los juguetes sexuales, solo no uses los que tengan pilas.

Sexo en la regadera

Como puedes ver, las ventajas son casi las mismas que las desventajas, pero una nueva experiencia con tu pareja no tiene precio. Te animamos a que le des una oportunidad al sexo bajo el agua, con sus respectivas precauciones, y después nos cuentas qué te pareció.